Estrategia de Precios: ¿Qué nos dice la Psicología de los precios?

 

A la hora de comprar, podemos vernos influidos por ciertos aspectos sutiles que determinarán nuestra decisión final.

Establecer el precio de un producto y lograr que se venda está estrechamente relacionado con lo que se conoce como “Psicología de los precios”.

Te contaremos acerca de este interesante tópico y cómo puedes aplicarlo en tu estrategia de precios. ¡Continúa leyendo!

Psicología de los precios

¿Qué nos dice la Psicología de los precios?

 

La psicología de los números impares

Con bastante frecuencia vemos que el precio de un producto termina en 5 o en 9; por ejemplo, 29,99 $ en vez de 30$.

Hay dos razones por las cuales se establecen estos precios. La primera es porque leemos de izquierda a derecha e inconscientemente nuestro cerebro se fija más en los primeros números, pareciendo que el producto vale “29 y algo más”, en vez de “casi 30”.

La segunda razón es que al ver centavos en un precio nos da la impresión de que es una buena oferta, lo que se transforma en un beneficio de ahorro para nosotros.

Los precios relativos

Si presentas un producto de precio elevado (100 $) junto con otro de menor precio (80$), es posible que los clientes elijan el del precio más económico (80$).

Pero si acompañas estos dos productos (100$) y (80$) con otro similar en características al de 100 $ pero que tenga un precio mayor (120$), es probable que las personas compren el de 100$.

Esto ocurre porque las personas dejan de percibir al artículo de 100$ como un precio elevado al compararlo con el de 120$, y ya “no es tan caro”.

Psicología de los precios

Definiendo el tipo de compra

El comportamiento de los compradores ha demostrado que existen dos tipos de compra: la racional y la emocional.

Una compra racional es aquella en la que la persona está tomando en cuenta todos los factores y tiene muy en claro lo que busca.

Por ejemplo, cuando una persona compra una vivienda normalmente es un proceso racional. Para los productos o bienes que involucren una compra racional, siempre resulta útil colocar números precisos y no redondeados en los precios; ejemplo, 125.827,35 en vez de 126.000.

Una compra emocional surge cuando la persona recuerda que necesita un producto cuando está en una tienda, no es una decisión planificada y la compra puede variar de un producto a otro, puesto que no se tiene un objetivo definido.

Cuando compramos un producto que no es de primera necesidad, la compra es emocional. Por ejemplo, cuando adquirimos una cartera o unos zapatos que no necesitamos. Para estos productos que son elegidos “emocionalmente” pueden colocarse precios redondos, sin decimales; ejemplo, 40.000 en vez de 38.5545.

Psicología de los precios

Los factores que influyen en la Psicología de los precios son muchos y lo importante es tener presente que con algunos de estos tips puedes hacer que determinados productos resalten más que otros, facilitando la venta.

Define lo que quieres ofrecer a tus clientes y establece una estrategia de precios congruente con tus objetivos, ya sea que te presentes como la opción más económica o como la de alto precio y mayor calidad, toma en cuenta la psicología de los precios la próxima vez que los coloques.

Esperamos que este artículo te sea de utilidad, y te invitamos a estar pendiente de nuestras próximas publicaciones.

SUSCRÍBETE Recibe en tu correo nuestras últimas publicaciones

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter